Monday, February 27, 2017

Tamborileos de un dios sediento

JORGE MUZAM

Amanecimos inmersos en un cuadro de Turner. La neblina febrerina tiene esencias de humo de incendio, insomnio de boldo, sequedad de un valle rugoso de espinas. Desayunar es asunto breve, leche fría, marraqueta con miel, Vieja escuela de Tobías Wolff sobre la mesa. El aspiracionismo literario de los adolescentes, la competencia por impresionar a Robert Frost, a Ernest Hemingway. La condición humana es tramposa arriba y abajo.

Pocas aves transitan en febrero. Ciruelas y duraznos se resecan y caen sin que nadie se inmiscuya en su ciclo. Se esperan truenos sin lluvia, tamborileos de un dios sediento. El resto es brisa de sauce amigable, altavoces chirriantes de vendedores de verduras, rastrojos radiales de un festival insufrible.

Comienzo nuevas obras sin haber terminado las que están en trámite. Quizá porque lo concluido me sabe a petulancia de doctor en letras que no escribe. Mi mente es monstruosa, su capacidad de imaginar mundos alternativos parece ilimitada, las ucronías históricas son diversión minuto por medio, la memoria triste que no se consuela, la acumulación sin desagüe, sin vertederos, sin vías de escape, fanfarria de un títere desvestido que no escatima en gastos de defensa y lanza bombas nucleares ante cada enemigo, cada ofensor, cada atropellador de la dignidad propia o ajena, a veces se arrepiente, retrocede, ampara, se quema las heridas con alcohol y vuelve a la carga. No es preocupante, las riendas están sueltas a cualquier despropósito. El resentimiento es el combustible de las letras más grandes.
 

El único camino que avisoré para no morir de tristeza o desesperación fue la escritura. Luego me quedó gustando, y de la terapia pasé a la diversión, al contraataque burlón con mi caballería de cien mil napoleoncitos de plomo dispuestos a morir de la risa.

44 años, a  cuatro meses de sumar 45. Mis líneas de expresión se acentúan cada mañana. Un sol irrespetuoso, de 9 de la mañana, lo enfatiza cuando me planto frente al espejo. No hay cómo huir ante la evidencia. Lo esencial no ha sido dicho. La ansiedad me araña el pecho. Mientras tanto sigo en el mismo sitio. Las rosas frente a mi ventana son botón, prestancia, senectud y olvido. Y este cuerpo tan frágil. Estas manos rugosas que imitan en la penumbra a Glen Gould. Esta mirada que hurga el cielo azul entre los cerezos resecos.

__
De CUADERNOS DE LA IRA (blog del autor), 26/02/2017

Saturday, February 25, 2017

Painting the Mosaic of El Barrio

JASON FARAGO

“I love you Harlem,” the American painter Alice Neel wrote in her diary around the end of World War II, and really, she loved everything in it. Neel celebrated Harlem — specifically its ethnically mixed section known as Spanish Harlem or El Barrio — for “your poverty and your loves.” And what Neel eulogized in her diary, she immortalized in oils: street scenes, interiors and, above all, portraits of the men, women and children in a neighborhood far from the suburban Philadelphia of her youth, which the artist adopted as her own.

Little heralded in her lifetime, Neel (1900-1984) has won posthumous acclaim as one of America’s most inventive and peculiar portraitists. Her later paintings, especially, made her sitters strange through thick outlining and unelaborated backgrounds. But behind Neel’s experiments with form were New York lives — of writers and revolutionaries, lovers and petty criminals.

Two dozen of her portraits are on view in “Alice Neel, Uptown,” an affectionate, rooted, and at times achingly nostalgic exhibition at David Zwirner gallery that concentrates on her relationships with fellow Harlemites, most of them black, Latin American or Asian. The show was organized by the writer Hilton Als, who also has written a series of wistful essays for the catalog.

The Zwirner show is one of two important exhibitions of Neel’s work this year. Last month I traveled to the Netherlands to see a major touring exhibition of her paintings, which recently closed at the Gemeentemuseum in The Hague. (It reopens on March 4 at the Fondation Vincent van Gogh in Arles, France.) With more than 70 works, the European retrospective takes in Neel’s entire career, beginning with her earliest portraits, done in Havana, and her paintings from the 1930s, when she lived in Greenwich Village and was employed by the Works Progress Administration. The Village was then the epicenter of bohemian life, and would give rise to Abstract Expressionism, beat poetry and gay liberation. A 1933 painting of the eccentric Joe Gould, in the European retrospective, depicts him as a freak with multiple sex organs; in 1935, she painted the poet Kenneth Fearing, framed by the el train and ghoulish commuters.

But the young Neel hated Greenwich Village. As Mr. Als points out, she considered the neighborhood “honky-tonk” — and so with her lover, the musician José Santiago Negrón, she moved into the first of several railroad apartments in Spanish Harlem, just off Central Park. The Zwirner show begins here, in the 1940s, when her portraits grow tighter and more acute, and her subjects grow more ethnically diverse. Horace R. Cayton, co-author of the groundbreaking sociological study “Black Metropolis,” sits pensively in a portrait from 1949, his skin lit into fulvous brown by sunlight from a single window. The next year Alice Childress, a playwright, sits by the same window, serene and satisfied, in a blue dress whose ruches Neel renders with fat black lines.


Childress lived near Neel, on East 118th Street, and archival materials assembled by Mr. Als position both women’s artistic practices in a larger uptown ecosystem — in which Neel, who was white, figures as a full participant. A photograph of Puerto Rican community organizers includes Mercedes Arroyo, who sat for Neel in 1952, peering upward through big brown eyes. And long before the social critic Harold Cruse published his broadside “The Crisis of the Negro Intellectual,” Neel painted him in a baggy gray suit, with long, dainty fingers resting broodingly on his cheek.

The painter and the critic probably met through political circles. Neel, though not a Communist Party member, was a lifelong leftist and was under F.B.I. surveillance for a spell. (In that poetic eulogy for Harlem she also wrote, “I love you for electing Marcaronio” — a malapropism for Vito Marcantonio, the socialist who served 14 terms in the United States Congress as representative for East Harlem.) The Zwirner show includes Neel’s well-thumbed biography of Lenin, as well as an autographed book by W. E. B. Du Bois.

Yet her gaze roamed past the uptown intelligentsia, onto her neighbors in Spanish Harlem. A boy named Georgie Arce, who used to run errands for Neel, appears here in four drawings and a constricted painting, his ruffled black hair set off by a hot-pink background. Decades later, Arce would go to prison for murder — absorbed, perhaps, by the violence that Childress described in her books and that Arroyo fought to expunge from El Barrio. But he is preserved here in Neel’s hand, and in a sneering snapshot, a trace of a life not yet ground down.

Neel spent the bulk of her mature career in two uptown apartments, one in El Barrio and the other in Morningside Heights, and Mr. Als has bisected his show accordingly. When she moved to the west side in 1962, Neel’s paintings grew freer and nimbler, thanks partly to the copious light that flooded her new digs. (A good New York moral: Everything in the end comes down to real estate.)

Neel in the 1960s began to employ broader strokes and bolder colors in her portraits, whether of the civil rights activist James Farmer or of an unnamed South Asian woman, a bindi on her forehead, her mauve sari covered with periwinkle rhombuses. But her increasingly free-form style did not entail an escape from the people she lived among. Her portraits of black, Latino or Asian New Yorkers, quite unlike those of other midcentury leftist painters, were never exercises in social realism. They were something else: efforts to afford the same status and consideration to her neighbors that earlier portraitists reserved for popes and princes.

Last Sunday, unseasonably warm, I moseyed through Central Park to see Neel’s old neighborhoods. Her railroad apartment on 108th Street in Spanish Harlem is still there, and the bodega around the corner stocks both Goya canned foods and specialty yogurt from Iceland. From there I traveled up Fifth, away from the park and into gentrifying Harlem, up through steep Morningside Park, across the Columbia campus, and down to Neel’s final apartment at the top of West End Avenue. Many of the tenements Neel and her sitters inhabited gave way to cruciform housing projects; others, more recently, have been replaced by cookie-cutter condos. West Indians gossiping on their cellphones walked past white women in athleisure tights. A car blasting merengue did not disturb the crowds on St. Nicholas Avenue, happily queuing for brunch.


Would Neel have made her career here today? She might be in Bushwick or, more likely, Berlin; the artist sold little during her career, and the government funding that sustained her at first will not come again, not when even the National Endowment for the Arts looks set for the chopping block. When I saw Mr. Als’s exhibition a second time after touring Neel’s Harlem, I found it even more nostalgic than before — not only for the thriving culture of a certain New York, but for a time when artists could afford it.

__
De THE NEW YORK TIMES, 24/02/2017


Thursday, February 23, 2017

Extinción de los lectores

JORGE MUZAM

Nos preocupa la extinción de los lectores. Tememos entrar en paro por falta de demanda. Haber escrito por las puras huifas. Cervantes puede cubrir en solitario los horarios de oficina, ayunos y feriados. Shakespeare las horas cruciales. Joyce el insomnio. Y para nosotros apenas habrá un cheque de despido sin fondos y una patada en el culo.

__
De CUADERNOS DE LA IRA (blog del autor), 06/10/2016 

Imagen: Copia de Finnegans Wake, de James Joyce, perteneciente a David Foster Wallace

Un cronista desgarrado

OSVALDO BAIGORRIA

La selección de crónicas y ensayos Una experiencia del mundo (Excursiones, 2016) presenta parte de la prosa periodística de un autor que, habiéndose iniciado en Trilce como un metafísico de la libertad y la ruptura total de normas de la lógica y la sintaxis, durante su exilio parisino adoptaría una concepción más plana, simplista y dogmática de la literatura y la vida cultural.

A fines de los años 20, en medio de la miseria, la desesperación de una Europa en crisis y en la que ya crece el fascismo, César Vallejo sobrevivía tensionado no solo por la necesidad económica y la denuncia de la deshumanización capitalista, sino por el conflicto entre su lenguaje poético original y su adhesión incondicional a la revolución rusa y al Partido Comunista de Perú, cuya célula parisina llegaría a fundar. Su poesía se inclinará por la transparencia sin perder ritmo ni potencia léxica, como se verá en los póstumos Poemas humanos y en España, aparta de mi ese cáliz. Pero en su prosa exhibirá una voluntad de “bajar línea” que lo llevará, no tanto al facilismo de lectura, sino a repudiar experimentos semejantes a los que él mismo había desarrollado en su primera etapa y a someterse a la doctrina oficial soviética sobre arte y literatura en años de transición del marxismo-leninismo hacia el estalinismo.

En los artículos “Autopsia del superrealismo”, “Contra el secreto profesional”, “Duelo entre dos literaturas”, “Invitación a la claridad”, “Poesía nueva” y “Literatura proletaria”, Vallejo se burla de las vanguardias literarias  y afirma que la única literatura nueva es la llamada “proletaria”. Sus escasos ejemplos son Upton Sinclair, Boris Pasternak y Boris Pilniak, entre otros autores admitidos por la Asociación Panrusa de Escritores Proletarios y por la ordenanza administrativa soviética de 1925 que declaró la existencia oficial de esa “nueva” literatura. Desde luego que desconoce o prefiere no enterarse de todo aquello que desestabilizaría sus creencias: por ejemplo, que el poeta Nikolai Gumiliov, fundador del acmeísmo ruso, había sido condenado a muerte y prohibidas todas sus obras, mientras su compañera Ana Ajmátova vivía en la clandestinidad y el ostracismo, para mencionar solo dos de los muchos autores perseguidos por no encajar en la definición de “escritores proletarios”.

Las contradicciones de una figura tan entrañable como Vallejo son notorias en estos textos donde por un lado declara que “en mi calidad de artista no acepto ninguna consigna o propósito…. que someta mi libertad estética al servicio de tal o cual propaganda” para luego difundir la idea de una supuesta “producción literaria obrera” que él imaginaba ya estar “dominando casi por entero la producción intelectual mundial” (en 1931).

Como advierte el compilador Carlos Battilana, la preocupación de Vallejo por la responsabilidad del artista con la sociedad lo lleva hacia la labor militante. Pero los límites y omisiones de esa militancia están a la vista en debates fechados y clausurados en la época de entreguerras, donde era pertinente discutir sobre la seriedad de la conversión religiosa de Jean Cocteau o si el surrealismo era o no un “movimiento marxista”.

Deslumbrado hasta la ceguera por las promesas de la revolución rusa, Vallejo elogia con candor la vida nocturna en Moscú en comparación con la de París porque en la capital del socialismo, asegura, no existen esos cafés, dancings y salones sociales “a los que tan solo se va a divertirse y no a trabajar”. Por el contrario, en Moscú “se pasa la noche de otra manera, según el rol que cada cual juegue en la edificación socialista de la vida”. En esa noche no habría distracciones: “en la fábrica y en el taller se desenvuelve el trabajo de modo tan confortable” que ya no haría falta alternar el trabajo con placeres.

Las mejores ironías de Vallejo sobre las costumbres parisinas también son teñidas por una moral conservadora, como cuando se burla de las mujeres que restringen sus prendas de vestir acortando sus faldas y suprimiendo “medias y calzón” para salvar a Francia de la crisis financiera. Y en uno de sus arrebatos de mística humanista opone a Europa el contraejemplo de la “raza japonesa” por su fuerza “antioccidentalista” y su “personalidad espiritual”.

Vallejo reafirma su fe en la humanidad pero solo en sus poemas esa fe no aparece tan encerrada por un credo y un horizonte limitados.  En cambio, en sus artículos para la prensa peruana el dogma lo impulsa a la vulgarización y la propaganda.  De todas maneras, algunos están tan bien escritos que se dejan leer más allá de su valor como documentos de época, dentro de un libro cuyo cuidado diseño incluye obras de los artistas Claudio Mazzucchelli y Nessy Cohen. Entre los mejores está “La defensa de la vida”, cuyo poder de persuasión es tal que aunque se le note la ideología subyacente (enemiga del “arte por el arte”), termina siendo una verdadera obra de arte. Otros más clásicos, como “El salón del automóvil en París”, “Un extraño proceso criminal” o “París en primavera” son piezas únicas de un autor que aun cuando abomina de ese “maldito Trilce” de su primera juventud, conmueve con toda la fuerza de su verdad y su belleza: la de un cronista desgarrado entre la poesía y la doctrina.

Publicado en revista Ñ el 18 de febrero de 2017

__
De PASEO ESQUIZO, 18/02/2017

Presente y pasado

ROBERTO BURGOS CANTOR

Por estos días en que persigo lecturas atrasadas (¿?) y se renuevan asombros con páginas que se arrumaban en la discutible certeza de que fueron leídas, me acerco con leve desolación al final de los paseos de Robert Walser con Carl Seelig.

La sensación desolada me trajo a ese recodo personal en que los recuerdos vuelven: Aquellos domingos de la adolescencia. Viajábamos por el camino pedregoso que unía a Turbana y Turbaco. Altos y hondonadas. Cañas y hojas olorosas de tabaco puestas a secar. Canteras y mangos. A veces un vecino que invitaba a un café colado. Y mientras el cielo disolvía los restos de la luz y el rosa de las nubes se perdía en la tarde de suave agonía, aparecía a lo lejos el brillo de las chimeneas de Mamonal y la piel rugosa del mar gris, verde-Joyce que lamía el mundo.

Todos volvíamos al silencio. Nos envolvía la atmósfera de algo sin término que acaba.

Así hasta llegar a la ciudad vieja donde las campanas de la última misa habían callado y en los balcones y los parques y las playas solitarias, la misma sensación. Un murciélago. Un pájaro de mar perdido. Lo improbable del porvenir. Su repetición implacable.

En la literatura predominan los paseos solitarios. Stendhal y Roma. Ernesto Volkening y Amberes. Thomas Benhard en la bicicleta por senderos de Austria.

Walser camina, se inmiscuye en los bosques, se hunde en la nieve, se deja empapar de las lluvias de la primavera, y su acompañante lo escucha, lo incita a hablar y en calidad de cómplice y testigo lleva su libreta y anota.

En la navidad de 1952 en Herisau, Walser, a propósito de unos castillos restaurados dice: Es un testimonio de la pobreza de nuestra generación. ¿Por qué no dejar que lo pasado se hunda y se pudra? ¿No son las ruinas más bellas que los remiendos?

Se piensa: castillos sin señores, sótanos sin Drácula, casonas sin prosperidad, fortificaciones sin guardia. Tal vez los templos antiguos, guaridas de un Dios que no envejece, cuiden sus vigas. Aunque el Señor de los cristianos conoció en la choza de Belén la belleza del cielo con estrellas errantes, el calor de la humildad.

Es un misterio establecer qué logra el ser humano en esta oposición al paso inexorable del tiempo. ¿Por qué no contentarse con el fragmento que a cada quien toca? Lo principal siempre se esfuma. Los sigilosos aconteceres en las casas, conventos y hospitales a los cuales se amarraron vidas intensas y hoy, apenas un cascarón para foráneos de paso.

Ocurre con los actos de la vida individual o los desastres de la colectiva. Lista de los suicidas en un hotel del salto del Tequendama. El ahorcado de la bonga en el camino de La Popa. Los museos de cera. Las desgracias de las bombas y tantos muertos.

Quién sabe si una vanidad incurable nos lleva a inventar pretextos para mostrar, más allá de los días que nos fueron concedidos, que aquí estuve, aquí pasé. Restos que no caben en la tumba.

__
De BAÚL DE MAGO, columna del autor, 02/2017

Imagen: Erika Giovanna Klien, ca. 1922-23

Wednesday, February 22, 2017

Gaby, desde el espejo del tiempo

ELENA FERRUFINO COQUEUGNIOT

(Texto leído en la presentación del libro “La narrativa contestataria y social de Gaby Vallejo Canedo” de Willy Oscar Muñoz)

Corrían los primeros años de la década del 80 y Cochabamba estaba en ebullición… No solo porque eran tiempos de dictadura, sino porque entre los amigos se escurrían rumores de cámaras de cine, historias de torturas en el matadero, tardes de maizales en Tiquipaya… y un jeep, y Claudio y Chino y Julio y Alain… Una fiesta de carnaval en la Quinta Don Gerardo, máscaras y estridencia, mientras Edwin, Melita y Emma dibujaban los derroteros de la alegoría de un país atravesado por la violencia, la mentira y el poder omnipresente de los gobiernos de turno.

Y, claro, se estaba rodando la película de Paolo Agazzi, basada en la novela de Gaby Hijo de opa. Los hermanos Cartagena serviría no solo para volcar los ojos sobre los más de 30 años de historia que nuestra autora describió con maestría, sino también para poner a esta mujer en el escenario de las letras iluminadas. Para volver la mirada a una obra de inusual carga de violencia, sexo y denuncia política en el mundo subterráneo de una Bolivia que se teje en las manos y las voces de un despliegue mujeril inusitado. Una historia que comienza con la opa y termina con la hermana y donde Martín Cartagena juega el rol privilegiado de testigo y de actor de la miseria.

Munida de ese ímpetu al que hace referencia la crítica, Gaby se sumerge en el mundo de los marginales. No solo se posesiona de la piel de Martín, sino de la de los niños, las mujeres, los campesinos. Y establece así una imagen de mujer poderosa, que se hace de la voz de la historia y la repite, la contesta, la reinventa. Así como Amalia, Gaby se hace presente a través del espejo del tiempo para regalarnos un personaje incansable –ella misma- que hurga cada espacio para invitarnos a leer, a escribir, a decir la palabra desde las bibliotecas, las plazas, los pueblos, cabalgando siempre sobre algún libro, una investigación, una inquietud…

“Soy una mujer que se rebeló silenciosamente desde muy niña frente a estructuras de pensamiento y comportamientos de los adultos,” asegura Gaby en su espacio virtual. “La escritura me sirvió, continúa, para introducir mis rebeliones”. Y, así, recostada contra el viento, enarbola la palabra y nos invita a romper esquemas y reconstruir miradas.

Gaby no es solo sinónimo de viajes y premios. No es solo la escritora inquieta e infatigable. Es la mujer intrépida, que ha sorteado yugos y aprietos con esa energía que nos envuelve y nos hace sentir que todo es posible; que solo hacen falta amor y generosidad para abrir universos nuevos y para transformar las vidas…

Gaby es la figura que recorre las calles, que se adentra en las comunidades, en escuelas y en recovecos. Forjadora de niños y de jóvenes. Constructora de bibliotecas, embajadora de las letras bolivianas, representante de las mujeres que habitamos estos lares. Luchadora incansable por nuestros derechos, nos demuestra con cada libro, con cada ensayo, con su participación en encuentros, congresos internacionales, que su experiencia y su creatividad no hacen sino enriquecer nuestra literatura, desde sus propias perspectivas y expectativas.

Y no necesariamente desde espacios disidentes, sino a través de un discurso que utiliza la palabra para generar territorios de resistencia y negociación de la alteridad. Y si, como dice Fontanille, la presencia es una primera articulación semiótica de la percepción y, si como confirma Filinich, la presencia puede ser concebida como el primer modo de existencia de la significación, entonces la presencia de Gaby Vallejo en las letras bolivianas no puede sino ser la evidencia de las enormes capacidades significativas de su literatura, lugar desde donde su obra semiotiza nuestro ser en tanto “literatura boliviana.”

Así, la mujer, la maestra, la escritora, la madre, la fundadora de experiencias lectoras, la integrante de comités internacionales, miembro y expresidenta del PEN, de la Unión Nacional de Poetas y Escritores… así Gaby se transforma en “esta” Gaby. Deja de ser únicamente el personaje que nos representa, para transformarse en la escritora corpórea y poderosa de la que habla Marcia Batista Ramos. Esa que “se preocupa por la supervivencia de la sociedad latinoamericana contemporánea y deja amplia constancia de ello, al testimoniar las tragedias de un país que comparte el mismo esquema de abusos frente a los derechos humanos, la guerrilla urbana, la injusticia social, entre otras desventuras, con cualquiera de los países de la región”.

Su literatura la sitúa en una encrucijada histórica y cultural desde donde plantea “inquisiciones”, evitando aspectos fieramente dogmáticos o imposiciones ideológicas. A través de la sensualidad, de la exploración de la violencia y la marginalidad, Gaby Vallejo observa el caos y testifica a través de su pluma las contradicciones de nuestra época.

Por eso es importante nuestra reunión de hoy. Por eso el libro que nos regalan Willy Muñoz y la Editorial Kipus no es sino uno de los muy merecidos testimonios del valor de esta mujer. De Gaby. De nuestra Gaby Vallejo. ¡Felicidades y gracias!

Fuente: La Ramona

__

De ECDÓTICA, 22/02/2017

Trump

MIGUEL MAZZEO

Donald Trump no se caracteriza precisamente por sus rasgos de amable intrascendencia o de levedad. Trump exagera, se esfuerza por ser lo más bruto, cruel e impiadoso posible.

Con Trump adquiere visibilidad el Imperio invisible “establecido por encima de las formas de la democracia” del que hablaba el cándido presidente norteamericano Woodrow Wilson a comienzos del siglo XX. Por eso resulta inevitable el ejercicio de la grosería en todos los planos. Allí está el matón de Trump: con su desprecio por la igualdad y la fraternidad, con su exaltación del interés particular y el egoísmo, con sus miles de millones de dólares y sus prejuicios, con sus inagotables imprecaciones, con su peinado barroco y su mujer ornamental y robótica. Una verdadera unidad orgánica.

Esto, claro está, perturba a una buena parte de sus opositores y opositoras, dentro y fuera de los Estados Unidos. Sobre todo a esa extensa franja integrada por los y las que desean un capitalismo y un imperialismo que no se alejen demasiado de sus típicas formalidades y de sus relatos románticos, casi rosados. Un capitalismo “distribuidor de oportunidades”, un imperialismo “medido” y en dosis “adecuadas”, a tono con el hombre/mujer promedio que es uno de los fetiches tradicionales de la cultura política norteamericana.

Trump aparece como un sujeto desmesurado, un personaje indigerible tanto para el americano y la americana promedio como para el y la pro-yanqui promedio de cualquier rincón del planeta. Todas las personas que asumen, dentro y fuera de los Estados Unidos, la posición reaccionaria heterodoxa rechazan los recursos expresionistas de este reaccionario ortodoxo que es Trump, porque los mismos no hacen otra cosa que poner en evidencia –por la vía de la celebración abierta y descarada– los costados más aberrantes del sistema depredador en el que confían y al que defienden, al que capitalismo y en la democracia norteamericanos lo más auténtico se puede encontrar en las exageraciones?

Trump, con sus hipérboles, hace traslucida toda la farsa del sistema. No sólo lo despoja de escrúpulos sino, fundamentalmente, de sus falsos escrúpulos y las falsas concepciones. Trump ha llegado para poner a una parte importante de la sociedad norteamericana cara a cara con la verdad, para confrontarla con su propia identidad: el mundo como mercado es una representación tremendamente represiva; el horizonte de la acumulación ilimitada de propiedad privada atenta contra toda idea de comunidad y produce misántropos y asesinos; el sueño americano históricamente se ha sostenido en la opresión interna y externa, en la frustración colectiva, en la esclavitud y el racismo, en la guerra y el colonialismo; la democracia norteamericana es etnocéntrica y nada democrática. Son las élites y las clases dominantes las que escogen y deciden con exclusividad. Por cierto, Trump no fue elegido por una gran mayoría, ¡ni siquiera por una mayoría!

¿Ayudará el excesivo Trump a que millones de norteamericanos y norteamericanas logren hacerse de una buena vez una pregunta radical sobre el mundo? En ese caso podrán ver con claridad que el contraste no es tan estridente como indican algunas superficies y que, en realidad, comparten con Trump lo esencial, aunque no lo profesen. Podrán ver que, en el fondo, ellos y ellas también son fascistas en barbecho y que, a pesar de los buenos modales, practican a diario la antropofagia. Tal vez sientan culpa y vergüenza por haber ejercido la función reproductiva de seculares mecanismos de embrutecimiento; en fin, un primer atisbo de conciencia y de politización. Tal vez decidan abandonar las estructuras triviales en las que habitan para acercarse a quienes luchan desde la entrañas del monstruo a favor de una democracia sustantiva y por un proyecto civilizatorio alternativo.

Trump es la barbarie en su punto más cercano al éxtasis. Sin mistificaciones. Es la representación más cabal de la prepotencia y la voracidad de todo un sistema sin el filtro de la hipocresía pseudodemocrática, incluyendo la fantasía de una sociedad “pos-racial”, que ha servido para confundir, desviar y disimular innumerables elementos: la ausencia absoluta de pluralismo de la sociedad norteamericana (en realidad, su horror al pluralismo); las torturas en Abu Ghraib y Guantánamo; los asesinatos masivos perpetrados en Irak, Afganistán y Siria; el apoyo a los golpes de Estado en Honduras, en Paraguay y Brasil; el bloqueo a Cuba, la permanente desestabilización de la Revolución Bolivariana en Venezuela, tomando apenas algunos pocos ejemplos más recientes. La diferencia es que Trump reivindica este tipo de aberraciones, defiende explícitamente la tortura, etcétera… No recurre a argumentos morales para encubrir sus compromisos más abyectos. Es muy probable que a él nunca se le otorgue el premio Nóbel de la Paz como a su antecesor en la Casa Blanca.

Con Trump los elementos paranoicos de la sociedad y la política norteamericana tienen vía libre. Ya no necesitan disfrazarse. Nada mejor que una figura que hace gala de su omnipotencia para dar rienda suelta a las estructuras paranoides y antisociales. Al exacerbar sus peores rasgos, Trump amenaza con romper los equilibrios que tornaban previsible y controlable a un sistema de dominación y de control. Deslegitima, o por lo menos hace más complicada, la tarea de las instancias manipuladoras a gran escala y en serie de las conciencias y, en general, de todos los ámbitos encargados de instrumentar los desequilibrios de una sociedad paranoica y sádica, conformista y reprimida. Es por eso que Hollywood, la CNN y especies similares lo desaprueban.

Lanús Oeste, enero de 2017

__

De INMACULADA DECEPCIÓN, 22/02/2017

Imagen: Donald Trump Pumpkin – The Trumpkin